My Near-Death Experience (English and Spanish)

cropped-river2.jpg

*** This is an excerpt from my completed manuscript.  This passage covers the first few moments outside of form, and my some of my realizations during my near-death experience.

No one, except possibly the most committed atheist, could have been more surprised than me at the onset of my near-death experience.  The first moments outside my body felt exciting and electrifying, and my spirit danced a bit of a jig realizing that there is more to existence than the physical.  I felt like a child again, happy to see what came next and glad that my spirit body retained the essence of who I am; though obviously I was a little concerned about the physical body on the operating table.

Soft rock music played on the radio, and my back had a long, bloody incision.  Surgery appeared more brutal and gory than I had imagined, especially from that vantage point.  My vision outside my body was 360-degrees, so I perceived the operating room differently than if I had been physically standing beside myself.  I could see above the doctors and the entire operating room all at once without blinking or relying on my eyes.  There, in that space with the doctors, nurses, surgical technicians and others, I felt incredible joy and awe as I realized all does not die with the body.

After rejoicing for a moment, I noticed two of the most intelligent beings I had ever encountered.  They were very large, approximately eight or nine feet, androgynous with shoulder length hair, and composed more of light than solid form. I refer to them as angels only because I have no other terminology that befits what I saw.  These angels were part of an enhanced reality and nothing like a dream or a hallucination.

I’ve experienced thousands of dreams, but this was more real than any waking moment in my lifetime.  In dreams, the dreamer may be caught up in a scenario that feels real, but during the interval I existed outside of my body I felt like I was seeing the whole picture, or at least a vast intelligent connection that I had been missing while in form.  In college, I dropped acid on a couple of different occasions and the hallucinations were minor, more shadowy; nothing like this vivid experience.  I had a complete awareness that this vantage point was more real than any reality I had ever experienced in my physical life.

People always want to know more about what the angels looked like. They ask, “Did they have wings?”  “Were they clothed?”  “How did you know they were angels?”

I don’t know if these two beings were angels, in the traditional, Biblical sense.  I only know that I immediately recognized them as unbelievably intelligent souls whose presence gave me indescribable peace.  My own awareness of this new dimension seemed much more limited than theirs. Most of what I realized outside of my body in the operating room came through immediate impressions, the way a child sizes up whether an adult is trustworthy or not.  The angels were trustworthy and there to help and comfort me, so I did not question their authority.

They sent me waves of intense light which transferred many messages all at once.  A light emitted from the eyes of the angels and into my spirit body, allowing me to access information faster than the fastest possible broadband speed.  Messages were given in the form of completed thoughts and feelings, not individual words. The knowledge they sent into my form not only calmed me but actually altered the way I viewed everything about my life.

The angels, or messengers, were not only able to interact with my spirit body; they were also able to interact with the doctors, and more importantly, through them.  The doctors, most likely, did not realize this interaction.  I understood that my awareness, my sense of the world, and my ability to experience joy were growing exponentially moment by moment.  Just before the monitor started to beep signaling that my heart had stopped, the angels slowed down their communication, looked at me intently, and said with force, “Watch this!”

The same light that they beamed into my spirit body, they then sent through the backs of the doctors, through their hands, and into my physical body.  My corporeal form was instantly altered and healed in ways that the doctors might not have been able to accomplish on their own.  By observing this light, I knew that I would regain my ability to walk, that the fragments of bone would be picked out of my spine, and that I would feel healthy, alive and even run again at some point in the future.  The angels turned back toward me, letting this knowledge sink in.

As the angels worked on my body, I realized that the surgeons were conduits of their energy and that the angels’ energy was an essential part of my healing.  Perhaps the surgeon’s egos wouldn’t be able to hear that or perhaps they would be empowered to recognize that spirit worked through them.  I only knew that I needed to remember this moment vividly.  The angels wanted me to understand that they could work through me in the future.

While the angels and surgeons continued their efforts, my physical body shimmered with light and energy.  Since it had technically died, I no longer felt any desire to observe my human form and sped through the walls of the hospital, pausing only because I caught sight of my stepdad James.  My mom married him while I was in college, and I hadn’t really gotten the chance to get to know him.  I did know he made her happy, so I was pleased that she had found him.

I thought he was a health nut like her, so I was surprised when I saw him stopping at the vending machine to buy a candy bar.  He pulled out a Snickers, always a favorite of mine.  In high school, I skipped lunch on occasion just to have a Snickers bar. I thought about how I would probably miss certain foods in this new realm. I didn’t know why I spent time watching him, but later I would recognize this would be my verifiable instance outside of my body.

Though I realized I was leaving a lot of people behind, I felt free, happy, and more peaceful than I had ever felt in my body.  Death wasn’t scary, but rather like international travel—a liberating, fun, new, freedom-filled reality.  My spirit body sped quickly through the hospital and out into the night sky above Austin.  I thought of the half-hearted prayer I had offered while being transported in the ambulance.  I thought about how I was free and flying now, much like the bird I had seen before the door to the ambulance shut.

In this space of freedom, I experienced a quick life review, as if flipping through a book I’d read before, seeing only the beautiful highlights. The light didn’t want me to relive any pain others had caused me or I had caused myself.  All self-harm, self-loathing, insecurity and confusion were forgiven by the most loving force I have ever encountered.  Fear and worry became invisible, like a cloud that evaporates during the next bright day.  These concepts were simply washed away.

After this brief analysis, I felt a growing understanding and oneness with everyone I had ever known.  I had not been a particularly unkind person at the age of twenty-two.  I was rather shy, insecure, and spent a lot of time reading and lost in my own thoughts and daydreams, opening up and connecting with others only after several drinks.  I had disappointed a few people, but I had not hurt anyone very deeply.

I saw into the minds of a few of the people I waited tables with at Tres Amigos earlier that year.  They wondered why I did not speak openly with them.  I had thought that they were not particularly cool because they were single moms or married and older instead of a university student like me.  Our only interactions happened around the margarita machine as we filled up 16-ounce Styrofoam cups disguised as soda and laughed about how the night became more bearable and the tips flowed more generously the more we and our customers drank.

I realized that I shunned people who were not like me, and that I had failed to notice a world of connection.  Many times their beautiful hearts were concerned for me, wondering if I might be depressed or sad for reasons they couldn’t fully understand.  Their kindness was a form of love.  I saw that I had been missing out on, at the very least, a more pleasant working environment because of my cliquishness and pride.  Many times, the loveliest people imaginable might be working or living right beside us and we ignore their struggles, their hopes, and their light because of our own insecurities or arrogance.

After experiencing this connection with a few of my co-workers and others, the light took me back to childhood.  I was a sweet child (as most are) and deeply in tune with nature, even able to coax wild rabbits near me as I played in the bushes outside my house.  The light showed me that everyone needs to spend more time in nature to heal and become more whole, more loving and joyful.  I saw that most people disconnect from their souls and focus on survival instead of enjoyment and play.  Nature can help people to reconnect with their sense of delight and wonder.

If I had to sum up the main lesson from this part of the near-death experience, I would say that God, or the light, is a loving force that doesn’t want people to harm each other and truly desires that we feel joy and happiness in our lives.  Love and kindness are the greatest gifts we can give to one another.  We are all a part of that light, but we often forget how to love because of fear.

We forget how to walk through this world as the light.  We are all closer to God as children because in our innocence love comes more naturally for us.   We are gleeful in our interactions with pets, watching a bird in the sky, or gazing into our parent’s eyes.  We are in love with the world, and the world is in love with us.  Most of us breathed easier as children; we lived with a more open and extended awareness, and therefore felt things more intensely.

After experiencing a greater sense of oneness and understanding with people, I then spent a few moments in childhood with my grandfather, Clyde.  He was the only person close to me who had died before my NDE.  A poor country man, he had nevertheless always spoiled me to the best of his ability.  I hopped on the back of his blue Chevy truck and he drove us slowly towards the light of God.  My feet dragged the ground through bright clover and grass, light-filled and greener and more intense than any grass I had ever encountered on earth.

Grandpa was younger and healthier than when I knew him, and he leaned his head out the window to ask if I wanted to keep going.  I nodded yes.   The truck lifted off the ground, and I headed toward the light.  At some point, I was no longer in the truck and my grandfather was not with me anymore.  I was very close to a love I can’t describe with words.  I have tried to write about this experience so many times, but I break down and can’t find the language.

I miss the love.  I miss the light.  A large part of me never wanted to leave the safety of that place.  There I felt no stress and more love than I ever imagined possible.  I felt more joy and contentment than even the brightest moments this life ever provided, and I didn’t really want to return to my body.  If a soul could smile, then my soul smiled, and I drowsed comfortably without worry.  I felt complete and utter trust in this experience, a full surrender.

As I got deeper into to the light, I actually felt the prayers of my mother, father, grandmothers, and a couple of my aunts.  I especially experienced the prayer of a great-aunt who lost a daughter in a car wreck.  I very clearly heard her pray and beg God that my mother not suffer the pain she had when she lost her daughter.  This touched me, and I almost wished to return because of her sweet prayer.  I found it amusing that I could not feel any prayers from the most pious and religious of my aunts, Aunt Jackie.  I think what I felt more than prayers was their love.  I knew who loved me and didn’t want me to leave the earth.  I also knew who didn’t care if I died, but I didn’t judge this information.  I understood the wholeness and completeness of experience.

One of the most important lessons transferred to me by the light is that love is all that matters.  Though this seems like a hippie slogan or a paraphrase from the Beatles, the message saturated me on a deeper level.  Every interaction is meaningless if love is not attached to it in some way.  A prayer is meaningless without love.  A sermon is meaningless without love.  A religion is meaningless without love.   Life is meaningless without love.

The prayers of those who loved me felt like a gentle wind, slowing down my progress towards the light.  Though the love felt sweet and reminded me of my life on earth, their entreaties did not quell my desire to keep going deeper into the light.  I’ve always been an adventurous soul, and this was the greatest adventure I’d ever been on.

As I journeyed more deeply into the most profoundly benevolent force imaginable, the light told me to look down and revealed a river.  Next to the river were thousands of other lights that were somehow connected to me.  I looked at my own spirit body and saw how large and light-filled it had become.  I knew I had become someone different from the fearful, jaded young woman who entered the ER earlier that day.

The light then suggested that I should return to my body and work as a teacher.  Actually, the light didn’t merely suggest that I might become a teacher, rather that there were no other options for me.  I wanted to argue.  Surely this light, a force that loved me this much, had to know how I hated growing up poor and wanted a career more lucrative than the teaching profession.  Surely the divine light knew I was shy and petrified of public speaking.  Surely the light understood I was a feminist and wanted to avoid all traditional careers for women.  Though I hadn’t planned on law school immediately after graduation, I pictured myself going into tax or bankruptcy litigation, any type of law that wouldn’t require me to speak frequently in court.

I had so many questions about the reasons why the light needed me to return to my body and teach.  However, this message would be my very last moment in the presence of God, and I wasn’t given a second more near a love that is greater than all comprehension. The idea of my life as a teacher was now etched deeply into my brain; it was a strangely joyful image, though I didn’t understand why at the time.  The truth is, I would’ve preferred to stay on the other side, but I didn’t have a choice.  The decision was made for me to return.

Re-entering my physical body was like being swallowed up by a dark wind. I had felt more alive while dead.  Most of the magic, light, and beauty disappeared, and my body felt heavy, drugged, and painful.  I didn’t want to be stuck in the limited experience of my corporeal form with my history, my stories, my powers of reasoning, my psychological and childhood wounds.

Outside of my body, I was both myself and greater than myself, connected to an incredible download of information.  During that time, I knew much more than I could ever know living in this one, limited perspective.  The experience of a more expansive and connected universe made my individual experience seem boring and inadequate.  I had been inside the minds of so many others, and now I only had my mind to process life.

Copyright © Tricia Barker  2016

Unauthorized use and/or duplication of this material without express and written permission from this blog’s author and/or owner is strictly prohibited. All rights reserved.

Mi Experiencia Cercana a la Muerte

***Este es un extracto de mi libro ya completado. Este pasaje cubre los primeros momentos que viví fuera de forma y lo que discerní durante mi experiencia cercana a la muerte.

Nadie, ni el ateo más comprometido, pudo haber estado más sorprendido que yo cuando viví mi experiencia cercana a la muerte. Los primeros momentos fuera de mi cuerpo se sintieron emocionantes y eléctricos y hasta mi espíritu bailó un poco al darme cuenta que sí había más existencia que la física. Me sentí como una niña de nuevo, alegre de ver qué seguía después y feliz de que mi cuerpo espiritual retenía la esencia de quien yo era; aunque obviamente estaba un poco preocupada sobre mi cuerpo físico que yacía en la plancha del quirófano.

Una música de soft-rock sonaba en la radio y en mi espalda había una incisión larga y sangrante. La cirugía que tuve fue mucho más brutal de lo que jamás imaginé, especialmente desde mi punto de vista tan completo en ese momento. La visión fuera de mi cuerpo era de 360 grados, así que logré percibir la sala de operación diferente a como la hubiera percibido estando parada físicamente al lado de mí misma. Podía ver por encima de los doctores el quirófano completo sin pestañear o depender de mis ojos. Fue ahí, en ese espacio con los doctores, enfermeras, técnicos quirúrgicos y otros que sentí una alegría y un asombro increíbles al entender que no todo muere con el cuerpo.

Después de disfrutar esa alegría por momentos, me percaté de que estaban conmigo dos de los seres más inteligentes que jamás había conocido. Eran muy largos, medían aproximadamente entre ocho y nueve pies (2.4 – 2.7 metros), andróginos, su pelo llegaba hasta sus hombros y estaban hechos más de luz que de forma sólida. Me refiero a ellos como ángeles sólo porque no tengo otro término que se adapte a lo que vi. Estos ángeles eran parte de mi nueva realidad aumentada y nada era un sueño o alucinación.

He tenido miles de sueños, pero esto era mucho más real que cualquier momento consciente que tuve en toda mi vida. En los sueños, quien sueña puede estar atrapado en un escenario que se siente real, pero durante el intervalo que estuve fuera de mi cuerpo sentí que logré ver la imagen completa o por lo menos una vasta conexión inteligente que nunca tuve mientras estuve en forma corporal. En la universidad consumí drogas en un par de ocasiones y las alucinaciones que experimenté fueron mucho menores, con muchas más sombras; nada como esta experiencia tan vívida. Tenía una completa lucidez y comprensión de que este punto de vista tan amplio y absoluto era más real que cualquier realidad que hubiera experimentado durante toda mi vida física.

La gente siempre quiere saber más acerca de cómo se veían estos ángeles. Me preguntan: “¿Tenían alas?”, “¿Portaban túnicas?”, “¿Cómo sabes que eran ángeles?”.

No sé si estos seres eran ángeles en el sentido tradicional, bíblico. Sólo sé que inmediatamente los reconocí como almas increíblemente inteligentes cuya presencia me dio una paz indescriptible. Mi propia conciencia sobre esta dimensión parecía mucho más limitada que la de ellos. Mucho de lo que comprendí fuera de mi cuerpo en la sala de operación llegó a mí como impresiones inmediatas, casi como cuando un niño siente o se da cuenta si un adulto es de confiar o no. Estos ángeles eran de confiar para mí y estaban ahí para ayudarme y confortarme así que no cuestioné su autoridad.

Me enviaron olas de luz intensa que además llevaban consigo muchos mensajes al mismo tiempo. Emitieron una luz desde sus ojos hasta mi cuerpo espiritual permitiéndome tener acceso a la información a una velocidad más rápida que de la banda ancha más rápida posible. Los mensajes me fueron dados en forma de pensamientos completos y sentimientos, no en palabras individuales. La sabiduría que ellos enviaron hacia mí no sólo me calmó, sino que además modificó la manera en la que percibí todo acerca de mi vida.

Estos ángeles, o mensajeros no sólo fueron capaces de interactuar con mi cuerpo espiritual; también fueron capaces de interactuar con los doctores, dicho de manera más importante, a través de ellos. Muy posiblemente, los doctores no se dieron cuenta de esta interacción. Entendí que mi conciencia, mi sentido del mundo y mi habilidad para experimentar alegría estaban creciendo exponencialmente momento a momento. Justo antes de que el monitor empezara a sonar indicando que mi corazón había dejado de latir, los ángeles bajaron la velocidad de su comunicación, me miraron fijamente y me dijeron con firmeza: “¡Mira esto!”

La misma luz que ellos habían lanzado hacia mi cuerpo espiritual hacía unos momentos la lanzaron hacia las espaldas de los doctores, luego a sus manos y de sus manos a mi cuerpo físico. Mi forma corporal fue instantáneamente modificada y sanada de una manera en la que los doctores jamás hubieran podido lograr por sí mismos. Observando esta luz fue que supe que recobraría la capacidad de caminar, que los fragmentos de hueso clavados en mi columna vertebral serían removidos y que me sentiría sana, viva y que hasta podría correr otra vez en el futuro. Los ángeles se habían volteado hacia mí dejándome comprender todas estas cosas.

Mientras los ángeles trabajaban en mi cuerpo, me di cuenta que los cirujanos eran conductos de la energía de estos ángeles y que esta energía era parte esencial de mi recuperación. Quizás el ego de los cirujanos no les permita escuchar o entender esto, pero también quizás si lo hicieran se empoderarían al reconocer que la energía espiritual trabaja a través de ellos. Yo por mi parte sólo sabía que tenía que recordar este momento de manera vívida. Los ángeles querían que yo entendiera que ellos podrían trabajar a través de mí en un futuro.

Los ángeles y los cirujanos continuaban sus esfuerzos cuando de pronto mi cuerpo físico tuvo un destello de luz y energía. Técnicamente había muerto y por ende ya no sentí ningún deseo de observar mi forma humana así que salí rápidamente de ahí atravesando las paredes del hospital, deteniéndome solamente por un momento al percibir a mi padrastro James. Mi madre se había casado con él mientras yo estaba en la universidad y realmente no había tenido la oportunidad de conocerlo bien. Sólo sabía que él había hecho a mi madre feliz y me sentía complacida al saber que estaban juntos.

Sabía que él estaba obsesionado con el tema de la salud, al igual que mi madre, así que me sorprendió mucho verlo comprando un dulce en la máquina de refrigerios del hospital. Compró un chocolate Snickers, por siempre uno de mis favoritos. Algunas veces durante la preparatoria me había escapado de clase sólo para comerme un chocolate Snickers. Pensé en ese momento que probablemente extrañaría algunas comidas en esta nueva existencia. No sé por qué pasé algún tiempo viendo a mi padrastro en ese momento, pero después fue justo ese detalle el que me sirvió como elemento verificable sobre mi experiencia fuera del cuerpo.

A pesar de que sabía que estaba dejando mucha gente atrás, me sentí libre, feliz y llena de paz como nunca había sentido estando dentro de mi cuerpo. La muerte no daba miedo, más bien se sentía -cual viaje internacional- una realidad llena de liberación, entretenimiento, emoción y cosas nuevas. Mi cuerpo espiritual se apresuró a través del hospital hacia el cielo nocturno que yacía sobre Austin. Pensé entonces en la plegaria semi-incrédula que hice durante mi transporte en la ambulancia. Pensé y me di cuenta de que ahora era libre y estaba volando, tal como el pájaro que vi fuera de la ambulancia justo antes de que cerraran la puerta.

En este nuevo espacio de libertad, experimenté un breve repaso de vida, como si estuviera hojeando un libro que ya había leído antes pero sólo viendo las partes más bellas e importantes. La Luz no quería que yo reviviera ningún dolor que otros o yo me hubiera causado. Todo el daño a mí misma, todo el auto-desprecio, toda inseguridad y confusión fueron perdonados por la fuerza más amorosa que jamás hubiera conocido. El miedo y la preocupación se volvieron invisibles, como una nube que se evapora durante el transcurso de un nuevo y brillante día. Estos conceptos fueron simplemente removidos de mí.

Después de este breve análisis, sentí una creciente comprensión y unidad con toda la gente que había conocido. Tenía veintidós años y hasta el momento no había sido una persona particularmente cruel o grosera. Más bien había sido tímida, insegura y había pasado mucho tiempo leyendo o perdida en mis propios pensamientos, solamente conectando con otra gente después de (erase the un) consumir un par de tragos. Quizás había decepcionado o hecho enojar a un par de personas pero a nadie le había hecho ningún daño profundo.

Pude ver dentro de las mentes de algunas personas con las que trabajé mientras fui mesera en Tres Amigos anteriormente durante ese año. Se preguntaban por qué no me había abierto e interactuado más con ellos. Yo había pensado cuando los conocí que no eran particularmente especiales o interesantes porque eran madres solteras o gente casada o personas mayores y no estudiantes de universidad de mi edad como yo. Nuestras únicas interacciones sucedieron alrededor de la máquina para hacer margaritas mientras rellenábamos vasos de polietileno de 16 onzas hechos para refresco y reíamos acerca de cómo la noche se volvía más llevadera y las propinas más generosas cuanto más los clientes y nosotros bebíamos.

Me di cuenta que había rechazado a mucha gente que no era como yo y que había fallado en darme cuenta que todo un mundo de conexión existía. Muchas veces sus hermosos corazones estuvieron preocupados por mí, preguntándose si quizás me encontraba deprimida o triste por razones que ellos no podían comprender. Su amabilidad fue una forma de amor. Reconocí que me había perdido, por lo menos, de un ambiente de trabajo mucho más placentero debido a mi exclusivismo y orgullo. Muchas veces, la gente más amorosa trabaja o vive justo al lado de nosotros e ignoramos sus luchas, sus esperanzas y la luz que contienen por culpa de nuestras propias inseguridades o nuestra arrogancia.

Después de haber experimentado esta conexión con algunos de mis compañeros de trabajo y otras personas, la Luz me regresó al tiempo de mi infancia. Era una niña linda e inocente (como son la mayoría de los niños) y estaba profundamente conectada con la naturaleza, hasta era capaz de atraer e influenciar a los pequeños conejos que estaban a mi alrededor para jugar con ellos en los arbustos afuera de mi casa. La Luz me mostró que todos necesitamos pasar mucho más tiempo con la naturaleza para sanar y volvernos más completos, más amorosos y más gozosos de la vida. Logré ver que la mayoría de la gente se desconecta de sus almas y se concentran únicamente en sobrevivir en lugar de disfrutar de la vida y jugar. La naturaleza puede ayudar a la gente a reconectarse con su sentido de gozo y asombro.

Si tuviera que resumir una lección principal sobre esta pequeña parte de toda mi experiencia cercana a la muerte, diría que Dios (o La Luz) es una fuerza amorosa que no quiere que las personas se lastimen las unas a las otras y que lo único que verdaderamente desea para nosotros es que disfrutemos nuestras vidas y seamos felices en ellas. El amor y la amabilidad son los más grandes regalos que podemos darnos los unos a los otros. Todos somos una parte de esa luz, pero a menudo olvidamos cómo amar por culpa del miedo.

Se nos olvida cómo caminar por este mundo como seres de luz. Todos estamos mucho más cerca de Dios cuando somos niños porque en nuestra inocencia, el amor nos viene de manera más natural. Somos alegres y brillamos cuando interactuamos con mascotas, mirando un pájaro volando en el cielo o mirando fijamente a los ojos de nuestros padres. Estamos enamorados del mundo y el mundo está enamorado de nosotros. La mayoría de nosotros respirábamos con mayor facilidad cuando niños; vivíamos con una conciencia mucho más abierta y extendida y, por tanto, sentíamos todo de manera más intensa.

Poco después de haber experimentado ese sentido de unidad y comprensión con los otros, pasé unos breves instantes en mi infancia con mi abuelo, Clyde. Él era la única persona cercana a mí que había fallecido antes de que yo tuviera mi experiencia cercana a la muerte. Un hombre humilde de campo que a pesar de sus carencias siempre hizo lo mejor que pudo para consentirme. Me invitó a subir a la parte trasera de su camioneta Chevy azul y manejó para llevarnos lentamente hacia la luz de Dios. Mis pies colgaban de la parte trasera de la camioneta y rozaban con el pasto en movimiento y tréboles brillantes. Era un pasto lleno de luz y mucho más intenso que cualquier pasto que hubiera conocido en la Tierra.

Mi abuelito se veía mucho más joven y saludable que cuando lo conocí y en un momento sacó la cabeza por la ventana para preguntarme si quería seguir adelante. Yo asentí con la cabeza. La camioneta se elevó del suelo y miré hacia la luz. En algún punto yo ya no estaba en la camioneta y mi abuelo ya no estaba conmigo. Me encontraba tan cerca de un amor que me es imposible describir con palabras. He intentado escribir sobre mi experiencia muchas veces, pero me quiebro y no puedo encontrar el lenguaje correcto.

Extraño ese amor. Extraño esa luz. Una gran parte de mí nunca quiso dejar ese lugar y la seguridad que me hacía sentir. En ese lugar no sentía ningún tipo de estrés sino un amor más grande de lo que jamás hubiera imaginado posible. Sentía mucho mayor gozo y alegría que incluso en los mejores momentos que tuve durante mi vida y realmente no quería regresar a mi cuerpo. Si las almas pudieran sonreír, la mía estaba sonriendo y podía dormitar por momentos sin preocupación alguna. Sentí una total y completa confianza en esta experiencia, me rendí absolutamente a ella.

Mientras me seguía sumergiendo en la Luz, sentí de repente las plegarias que mi madre, padre, abuelas y un par de mis tías estaban ofreciéndome. Recuerdo que experimenté especialmente la plegaria de mi tía abuela que había perdido a su hija en un accidente automovilístico. Claramente escuché su oración y le rogué a Dios que mi mamá no tuviera que sufrir el dolor que mi tía abuela había pasado al perder a su hija. Esto tocó mi corazón y en ese momento casi puedo decir que quise regresar sólo por su dulce plegaria. Me pareció divertido que no sentí las plegarias de las más castas y religiosas de mis tías, como mi tía Jackie. Creo que más que plegarias lo que sentí fue su amor. Supe en ese momento quién me amaba de verdad y no quería que dejara la Tierra. También supe a quién no le importaba si moría, pero no juzgué esta información. Entendí esta experiencia en su completa totalidad.

Una de las lecciones más importantes que la Luz me transfirió es que el amor es lo único que verdaderamente importa. A pesar de que esto puede sonar como una frase hippie o una paráfrasis de los Beatles, el mensaje me inundó en un nivel mucho más profundo. Ninguna interacción que tenemos con otras personas tiene sentido alguno si no hay amor involucrado. Una plegaria no tiene sentido si no hay amor. Un sermón no tiene sentido si no hay amor. Una religión no tiene sentido si no hay amor. La vida no tiene sentido si no hay amor.

Las plegarias de todas aquellas personas que me habían amado se sentían como un viento cálido y gentil deteniendo poco a poco mi avance hacia la Luz. A pesar de que ese amor era dulce y me recordaba mi vida en la Tierra, sus súplicas no saciaban mi deseo de seguir adelante hacia la Luz. Siempre he tenido un alma muy aventurera y esta era la aventura más grandiosa en la que jamás hubiera estado.

Mientras continuaba viajando cada vez más profundo hacia esa fuerza, que era la más benévolamente imaginable, la Luz me indicó que debía mirar hacia abajo y me reveló un río. Justo al lado del río había miles de luces que de alguna manera estaban conectadas a mí. Miré hacia mi propio cuerpo espiritual y me di cuenta cuán largo y lleno de luz se había vuelto. Sabía que me había convertido en algo completamente diferente a esa joven miedosa, harta de la vida que había entrado a la Sala de Emergencias del hospital anteriormente ese día.

La Luz entonces me sugirió regresar a mi cuerpo físico y trabajar como maestra. De hecho, la Luz no sólo me sugirió convertirme en maestra sino más bien me enseñó de alguna manera que no había otra opción para mí. Yo no estaba de acuerdo y quería discutir. Para mí, seguramente esta Luz, que era una fuerza que me amaba tanto, debía saber cuánto había odiado haber crecido en la pobreza y cuánto desearía poder dedicarme a alguna otra carrera mucho más lucrativa que la docencia. Seguramente esta Luz divina sabía que yo era muy tímida y que me petrificaba la idea de hablar en público. Seguramente la Luz entendía que yo era una feminista y quería evitar cualquier tipo de carrera profesional estereotipada o tradicional para las mujeres. A pesar de que no había planeado estudiar leyes inmediatamente después de mi graduación de preparatoria, me imaginaba trabajando en litigios de bancarrotas, impuestos o cualquier otro tipo de leyes que no me requirieran hablar públicamente en una corte.

Tenía tantas preguntas sobre el por qué la Luz necesitaba que yo regresara a mi cuerpo físico y enseñara. Sin embargo, este mensaje sería lo último que viviría en la presencia de Dios y no me fue otorgado ni un segundo más para estar cerca de este amor que era más grande que todo el entendimiento que existe. La idea de mi vida como maestra había sido ahora sembrada profundamente dentro de mi cerebro; era una imagen extrañamente divertida, pero en aquel entonces no comprendía el por qué. La verdad es que yo hubiera preferido quedarme en el otro lado pero no tuve otra opción. La decisión de regresar fue elegida para mí.

La sensación de volver a entrar a mi cuerpo físico fue como ser tragada por una especie de viento oscuro. Me había sentido más viva cuando había estado muerta. Gran parte de la magia, luz y la belleza que vi desaparecieron y mi cuerpo se sentía pesado, drogado y adolorido. No quería sentirme atrapada en la experiencia limitada de mi forma corpórea otra vez con toda mi historia, mis sucesos, mis habilidades para razonar y mis heridas psicológicas y de la infancia.

Fuera de mi cuerpo, no solamente fui yo y algo más grande que yo; estuve conectada a un flujo increíble de información. Durante este tiempo, tuve conocimiento sobre muchas más cosas que lo que esta vida entera de perspectiva limitada me hubiera podido dar. La experiencia de un universo mucho más expansivo y conectado hizo que mi experiencia individual ahora pareciera aburrida o inadecuada. Había logrado estar dentro de las mentes de tantas otras personas y ahora sólo tenía únicamente mi propia mente para procesar la vida.

Derechos Reservados © Tricia Barker 2016

El uso no autorizado o realización de este material sin el consentimiento expreso o escrito del (de la) autor(a) de este blog está estrictamente prohibido. Todos los derechos reservados.